El compromiso de LAMM por las políticas ambientales más allá del simple respeto de las leyes en materia. Investigación de procesos virtuosos, reducción de los desechos, elevada eficiencia energética, bajo impacto ambiental y cuidadosa selección de los materiales son solo algunos de los compromisos de los cuales la empresa se ocupa en materia de Green Economy.

Certificaciones

LAMM está certificada según el estándar UNI EN ISO 14001. Procedimiento no obligatorio que certifica la voluntad de establecer y realizar un sistema de manejo ambiental, incluso mediante el control del impacto de las actividades empresariales, buscando sistemáticamente la mejoría. La certificación FSC del tipo Cadena de Custodia (Chain of Custody) garantiza la trazabilidad de los materiales provenientes de bosques manejados de manera responsable, desde el productor al cliente final.

Embalaje y transporte

De acuerdo con la directiva europea 2004/12/CE sobre los embalajes, LAMM adopta soluciones dirigidas a garantizar la eco-compatibilidad, la recuperación, el reciclado o la eliminación sin peligro para el hombre y el ambiente. El embalaje está estudiado para obtener volúmenes de embalaje reducidos. El parque de vehículos está compuesto exclusivamente por vehículos de bajas emisiones.

Materias primas

Los materiales son seleccionados con el fin de limitar el impacto ambiental durante las fases de producción, elaboración, reciclado y eliminación. La madera está certificada FSC, como garantía de la proveniencia de bosques manejados de manera responsable. Los paneles en aglomerado, producidos con material reciclado, entran en la Clase E1 por las emisiones de formaldehído. El aluminio hace gran uso de materia prima reciclada y a su vez es totalmente reutilizado a fin de ciclo de vida.

Investigación y sostenibilidad

LAMM desarrolla actividades de investigación y desarrollo también en el campo de la sostenibilidad, participando en iniciativas de diseño para la reutilización, como UMUL (Use More Use Less). El objetivo es experimentar soluciones innovadoras dirigidas al reempleo de materiales y componentes usados, así como de sistemas de producción alternativos, capaces de conjugar resultados de elevada calidad estética con contenidos ecológicos y de sostenibilidad.

Reducción de los desperdicios

Minimizar el desperdicio de materias primas es para LAMM un compromiso concreto.
Un objetivo perseguido mediante numerosas experimentaciones dirigidas a optimizar el uso de los recursos. Entre los ejemplos, el asiento-prototipo Wotu, donde el ciclo de producción es alimentado al 90% por energía eléctrica obtenida mediante la incineración “waste-to-energy” de los desperdicios de madera de la producción, ha sido desarrollado para obtener el producto completamente del mismo árbol.

Reciclado y reutilización

LAMM persigue los objetivos de la Circular Economy ideando y desarrollando productos que pueden ser reciclados, reutilizados o revalorizados. El banco de estudio Blade, por ejemplo, usa aluminio al 75% reciclado y, al final de su vida, permite ser reutilizado para la producción equivalente de 2 cuadros de bicicleta.